HISTORIA DE UNA GAVIOTA Y DEL GATO QUE LE ENSEÑÓ A VOLAR




Una bandada de gaviotas volaba sobre el mar

 



Una gaviota, llamada Kengah, estaba en peligro por comer peces



Kengah se llenó de petróleo que había en el mar



Tuvo que hacer mucho esfuerzo para llegar a tierra



Consiguió volar hasta el balcón de una casa



En ese balcón vivía un gato grande, negro y gordo



El gato le ayudó a limpiarse y le ofreció comida, nañ nam



Pero la gaviota no consiguió vivir



Antes de que muriera, Kengah puso un huevo



La gaviota hizo prometer al gato tres cosas...



1. No comerse el huevo



2. Cuidar el huevo hasta que nazca el pollito



3. Enseñarle a volar



El gato, Zorbás, buscó ayuda en otros gatos amigos



Los gatos amigos de Zorbás eran: Secretario, Colonello y Sabelotodo



Todos los gatos buscaron información en la enciclopedia



Buscaron información para poder criar el huevo



Aquella noche enterraron a la gaviota y maullaron con pena



Zorbás cuidó el huevo durante veinte días y el pollito nació



El pollito quería comer y el gato cazó moscas para él



Al día diguiente de nacer, el pollito estaba en el balcón



Y dos gatos malvados se lo quisieron comer, pero Zorbás le salvó la vida



El pollito no tenía nombre, por lo que buscaron la ayuda de...



...un gato llamado Barlovento para saber el sexo de la gaviota



Supieron que la gaviota era hembra, y la llamaron Afortunada



En un mes, el pequeño pollito se convirtió en una bonita gaviota



Y pronto buscaron una manera de enseñarla a volar



Afortunada tenía miedo de volar, no se atrevía...



y lo intentó muchas veces, pero todas terminaron en fracaso



Como los gatos no conseguían que afortunada aprendiera a volar...



Zorbás quiso pedir ayuda a un humano, aunque había un problema...



¡Nadie podía saber que los gatos hablaban!



Pero no había otra opción... Asique buscaron a un hombre de confianza...



... a quién contarle el problema y les quisiera ayudar




El hombre, al principio se asustó pero finalmente ayudó a los gatos.



Según el consejo del humano, se reuniron esa misma noche en la torre de una iglesia



Llovía mucho, ¡las condiciones eran ideales para el vuelo!



Esa noche.. ¡La gaviota consiguió volar sola y sin ayuda!



Todos estaban muy contentos y los gatos muy orgullosos de Afortunada. ¡Bien, muy bien!



Autor Original del cuento:

Luis Sepúlveda


Autoras del cuento adaptado:

- Cristina Aguilar 

- Mónica López 

Alumnas de Pedagogía de la Universidad Complutense de Madrid, España

 

Voces:

Pilar y Manuela, 9 años.


Pictogramas: http://catedu.es/arasaac/